martes, 22 de agosto de 2017

Un cuento de martes

Otro cuento que se me ha ocurrido como el del domingo.



El antiguo príncipe, que ahora ya no se consideraba como tal, volvió a su vieja cabaña de madera junto al lago.

-Bueno, ahora que he renunciado a todo... tendré que ver cómo hago para comer.

Así que improvisó una caña y se puso a pescar. Al cabo de un rato picó un pez, que sacó del agua de un tirón.

Para su sorpresa, el pez le habló:

-¡No, no me comas! ¡No me comas!
-¿Qué portento es este? ¿Un pez que habla?
-¡No me comas! Si me devuelves al agua, ¡te traeré un valiosísimo tesoro que será todo tuyo!
-Bueno, vale.

El príncipe-pescador echó el pez al agua y se quedó mirando el lago bastante sorprendido. Después se puso a buscar bayas y frutos para tener algo que comer, y para su fortuna encontró un árbol con manzanas bastante suculentas.

Pasaron unos días y el pez no volvía. Se le habían acabado las manzanas, y admitió que todavía tenía ganas de asar una buena trucha. Volvió a echar la caña al agua.

Al cabo de un rato, otro pez picó. No, un momento... ¡Era el mismo pez!

-Bueno, bueno, ¡qué tenemos aquí!
-¡No, no me comas! Ah, ¡pero si eres tú! Mira, no he podido traerte aún el tesoro, pero lo haré. Tienes mi palabra de pez.
-Tu palabra de pez. Ya, claro. Lo normal, la palabra de un pez.
-Mira, está visto que este lago es muy pequeño y si te miento vas a acabar volviendo a pescarme tarde o temprano y no tendré salvación. Yo sólo te digo que me dejes volver a buscar el tesoro y traértelo, ¿vale? Sólo te pido un poco más de tiempo.
-Lo tuyo tiene mérito, hablar con tal elocuencia después de habérsete clavado un anzuelo en la boca no una sino dos veces. Vale, te dejaré marchar otra vez, pero tú haz lo que quieras, ya me da igual. Sólo te aviso de que cada día que pasa estoy más hambriento.

Y volvió a echar el pez al agua. Después se sentó a pensar y a estudiar sus posibilidades. ¿Quizá podría desenterrar alguna raíz comestible? ¿O probar a poner trampas para cazar algún conejo? Sí, eso podría ser una buena idea...

Pasaron unos días. A esas alturas ya había dejado de pensar en el pez, metido de lleno en su nueva faceta de cazador. Había acercado unos troncos a casa para cortar leña y preparar un fuego cuando notó que le llamaban desde el agua.

-¡Eh! ¡Pescador! ¡Acércate!

A estas alturas, el príncipe-cazador ya no se identificaba como hombre de pesca, pero atendió la llamada igualmente y se asomó al agua.

-¿Es a mí?

El pez hablador asomó la cabeza fuera del agua diciendo:

-Fí, fí, fe hablo a fi. Foge lo que fevo en la foca.

El príncipe-curioso se inclinó más, alargó la mano y cogió lo que traía el pez hablador en la boca. ¡Era un pequeño anillo!

-¿Esto es el gran tesoro que me prometías? ¿Una sortija?
-¡Esto es un valiosísimo tesoro, tal como te prometí! Pero sólo lo verás como tal en cuanto encuentres a la persona adecuada.
-Interesante... Pensaré en ello. Bueno, gracias. Has cumplido tu palabra. Anda, vete y no vuelvas por aquí no vaya a ser que vuelvas a morder el anzuelo, que me gustaría pescar algo algún día. No soy herbívoro.

El pez volvió a meter la cabeza en el agua y desapareció. El príncipe se quedó mirando un rato la sortija. Después, se dio la vuelta para seguir cortando leña, pero volvió a mirar el agua y se sentó. Tras un rato, el pez volvió a asomar la cabeza.

-¿Sabes? -empezó a decir el pez- Si pensaste mal de mí, acertaste. No tenía ningún tesoro y dije aquello sólo para salvar mi vida. Pero después de que me perdonases decidí que iba a encontrar algo de valor para ti y no paré hasta hacerlo. Ese anillo fue lo único que encontré en el fondo de este lago.
-Yo también tengo algo que decirte. No pensaba comerte en ningún caso. ¡Un pez que habla! ¿Cómo podría comerme a un ser con el don de la palabra, fuera un perro, un águila o un ciempiés? Si encuentro a alguien que me habla, lo último que pienso es en devorarlo. Aunque no tengas mucho que decir.
-Debo admitir que no tengo mucho mundo. Nunca he salido de este lago.
-Da igual, de algo podremos hablar... Mira, pásate otro día a saludar. Pero mira antes que no esté puesta la caña...
-Trato hecho.




lunes, 21 de agosto de 2017

Un cuento de domingo

Había una vez un príncipe que recorrió medio mundo en busca de una princesa, y creyó que por fin la había encontrado.

-Al fin, princesa. Os he buscado por medio mundo. ¿Deseáis casaros conmigo?
-¿Qué dices? ¿Yo para qué quiero casarme con un príncipe?
-Pues... yo soy un príncipe, vos una princesa...
-¡Qué cosa tan trasnochada! ¿No te das cuenta de por qué te ha costado tanto encontrarme? ¡Ahora todos los reinos se han vuelto repúblicas! Y ahora yo estoy buscando a alguien con quien casarme, pero no un príncipe panoli como tú. Quiero a alguien con futuro, con posibles, a ser posible que posea un buen negocio que dé buenos cuartos y me asegure una vida tranquila.

El príncipe se alejó avergonzado y se sentó a la orilla del lago. ¿Qué iba a hacer ahora? Su vida ya no tenía sentido, porque sabía que lo que decía ella era verdad: ya no quedaban reinos ni princesas. Ni siquiera pensó en dar la vuelta, porque el viaje había sido muy largo y (por qué no admitirlo) ya ni siquiera recordaba el camino de vuelta a casa. Así que se quedó allí al lado del lago y se construyó una cabaña de troncos. Al acabarla, se dio cuenta de que aquello de cortar madera no se le daba mal, y lo siguiente que hizo fue establecer un aserradero.

Años después, el príncipe, que ya no era príncipe sino el señor Millares, dueño de un imperio maderero, se presentó en el avejentado castillo donde aún estaba la princesa.

-Princesa, ¿aún buscas marido?
-Ya no busco nada. Me casé con Lord Masting, el naviero, que cargó sus barcos con todo mi oro y se los llevó a otro reino, dejándome aquí. Ahora sólo me queda esperar la vejez y la muerte.
-No es necesario, porque te casarás conmigo.
-Pero si ya no soy ni princesa. El año pasado nombraron este sitio una república y ya no soy nada. Hasta me han quitado la corona.
-Da igual, yo te daré otra. Y reconstruiré tu castillo.

Llamaron a un sacerdote para que los casase inmediatamente. El príncipe se sentó en las escaleras del destartalado castillo a esperar, y entonces se puso a pensar, algo que no había hecho en todos esos años.

-Madre mía, ¡qué imbécil soy!

Sacó de su bolsillo las escrituras de su negocio, las puso a nombre de la princesa, se acercó a ella y las puso en su mano.

-Toma, aquí tienes a tu verdadero amado. Despósate con él y sé feliz.

El príncipe salió por la puerta y emprendió el viaje de vuelta a su tierra natal para no volver nunca más.

FIN


No, un momento, esto sigue.

*****

Pero ya estaba a punto de hacerse de noche, así que pensó que primero tenía que pararse a dormir y coger provisiones. Como había entregado las escrituras de su mansión a la princesa, se paró a dormir en la cabaña de troncos que había construido cuando llegó a aquel (ya ex) reino, abandonada desde hace muchos años.

"Oye, pues las vistas aquí son muy bonitas. Después de tantos años, ¿qué prisa tengo por volver?"

Así que se quedó allí, sin prisa por decidir qué iba a hacer con su vida.

AHORA SÍ, FIN.

martes, 8 de agosto de 2017

Star Trek - La serie original: capítulos 7, 8, 9

Continúo visionando la serie original. Lo había dejado aquí.

-Las mujeres de Mudd: Una paja mental de Roddenberry sobre una especie de chulo intergaláctico que busca vender unas mujeres a gañanes espaciales que puedan pagarlas, tres mujeres despampanantes con trajes muy cortitos (una de ellas tiene el vestido cortado por debajo de una teta, en una jugada que parece diseñada para poner nerviosos a los censores). Es un capítulo interesante impulsado por el carisma del actor que hace de Mudd, un tipo entre Dom de Louise y Florentino Fernández.

-¿De qué están hechas las niñas pequeñas?: Un capítulo sobre robots que plantea algunas cuestiones muy inquietantes. Está muy bien rodado, con una doble exposición muy bien hecha de dos capitanes Kirks (muy por encima de la cutrez que hicieron para el capítulo del fallo en el teletransportador) y el tosco plató que simula una caverna parece ser muchísimo más grande de lo que es. Contiene el famoso plano de Shatner sujetando una supuesta estalactita descaradamente fálica (sin comentarios). Si las tres chicas de Mudd desafiaban a la censura, la androide que sale en este capítulo ya es una barbaridad, porque la chica enseña muchísima más carne (espalda y "side boobs") y además el vestido marca pezones que es una barbaridad.

El día en que Star Trek se convirtió en una exploitation italiana.

El capítulo es apasionante, lleno de implicaciones siniestras y psicodrama. El doctor que encuentran ha creado un robot similar a un colega suyo para no estar solo, y sin embargo no recrea a su antigua novia (que ha ido a buscarlo), sino que crea a una explosiva chicuela apenas vestida de utilidad evidentemente sexual, con lo que el encuentro con su prometida resulta lógicamente tenso. Al final todo tiene una resolución explosiva, poco limpia, algo que me gusta bastante comparado con el clímax clínico y previsible de otros capítulos. El guionista acreditado es Robert Bloch, aunque está claro que Roddenberry ha metido su zarpa para hacerlo todo un poquito más sórdido.

-"Miri": El capítulo no está mal, pero está rodado con cierta torpeza (leo que por el director del capítulo rodado justo antes, reclutado de prisa y corriendo cuando les falló el que tenían previsto), porque se nota que todo transcurre en la misma esquina de unos estudios cinematográficos, y en cierto momento Spock dice que "he visto cientos de niños" cuando la cámara no ha mostrado ni uno, y queda muy cutre (es más imperdonable porque en el capítulo sí que acaban saliendo como treinta niños, y podrían realmente haberlos usado para que Spock no hiciera la cutrez de "contar en vez de mostrar"). El capítulo está lastrado por el maquillaje cutre de los infectados y por lo repulsivos que son los niños protagonistas elegidos (los dos con prominentes rasgos simiescos) a los que dan ganas de exterminar antes que salvar, además por detalles como lo bizarro de encontrar un planeta duplicado de la Tierra (de hecho se puede ver el continente americano, con Florida y todo, desde una vista espacial) con coches de los años 30 pero diciendo que son los años 60 pero luego que la evolución se detuvo trescientos años. Todo muy raro y muy poco lógico, y leo en el libro de Cushman que todo por motivos estrictamente presupuestarios. Al final del capítulo, una vez salvada la vida de los protagonistas, perdemos a los chiquillos de vista despachándolos con una simple frase de que irá alguien a cuidarlos, con gran alivio de este espectador.

Es en este capítulo donde entró el productor-guionista Gene L. Coon y donde decidieron despedir a la rubia. Pues a ver cómo sigue la cosa a partir de aquí.



domingo, 30 de julio de 2017

Star Trek - La serie original: Capítulo 5... digo... 6. ¿Capítulo 6?

Sigo con mi primer visionado de la serie original. El otro día iba por el "capítulo 4". Creo que estoy mareando la perdiz inventándome el orden hablando de "piloto", "segundo piloto o capítulo uno" y el resto. Porque además estaba usando el orden de emisión y ni siquiera es el orden de producción. Desde ahora, usaré la numeración de Netflix y al pairo. Además, ya estoy perdiendo demasiado tiempo en comentar al detalle una serie clásica que ya han comentado millones de personas. Voy a lo esencial de mi visionado de gañán en 2017 siguiendo mis propias reglas, que ya usé en otros capítulos. De hecho, voy a dejarlo en una crítica "de cápsula".

La apertura de este episodio clásico escrito por Richard Matheson se abre con una de las mejores imágenes de la historia... ESTA:


Si no puedes evitar partirte el ojete con esa imagen, vas a sufrir mucho en este capítulo. Esa especie de unicornio-león-perro es un pobre chucho al que han  metido en un evidente pijama peludo que no deja de salírsele, resultando muy obvio el artificio. Pese a lo casposo de la solución, aplaudo las agallas de los responsables. Mejor intentarlo y fracasar que no intentarlo. Además, bonus point de perretes.

Bueno, no he leído aún las reacciones a este capítulo pero entre que lo escribió (al menos antes de que Gene Roddenberry metiera las zarpas) el mítico Richard Matheson y que la imagen de Shatner con los ojos pintados gritando ha dado la vuelta a Internet, me atrevo a decir que este capítulo es muy apreciado. Pero para un cenutrio como yo, no es más que OTRO capítulo más en el que una falta de reparos lleva a un personaje a intentar violar a la rubia. Sí, OTRA VEZ. Empieza a hartar. Y viendo ya de qué pie cojea Roddenberry, me apuesto algo a que este motivo vuelve a repetirse en doscientos capítulos más. ZZZzzzz.

En este capítulo, también vuelve a pasar que lo ocurrido resulta obvio inmediatamente, pero en la Enterprise no se da cuenta nadie, y encima la voz en off-pegote del cuaderno de bitácora lo sobreexplica nuevamente para los espectadores lentos. Aquí me da rabia porque al hacerse dolorosamente evidente lo que ha pasado, Kirk pone cara de comprenderlo... y luego resulta que el personaje tarda un rato más en actuar como si lo entendiese de verdad. Hacedle tonto o listo, pero esto no. Muy mal...

El capítulo va de que un fallo en el teletransporte divide a Kirk en dos, uno sin fuerza de voluntad, sin capacidad de decisión, sin hombría, y otro que es un macho violador y homicida. Bien, todo guay hasta ahí, si no fuera porque el Kirk pusilánime le da voces a la rubia, "MÍRAME A LA CARA, MALDITA SEA, ¿NO VES QUE NO TENGO LA CARA ARAÑADA?" "Huy, pero si es verdad." Aaaay, qué tontitas son las mujeres. ¿Pero no habíamos quedado en que este Kirk está emasculado? Parece que no lo suficiente para poner a las rubias en su sitio. No sé si para arreglar esto, se sacan de la manga que esa pérdida de liderazgo es progresiva, aunque no tenga ningún puñetero sentido tal como está representado en la serie. Y la conclusión moral del episodio es que los Hombres deben ser Hombres. Mal, muy pero que muy mal.

Y bueno, pasan cosas, sale Sulu haciendo chistecitos uno tras otro pese a estar al borde de la muerte, ni rastro de Uhura, bla bla bla, ya os podéis imaginar cómo acaba, porque todos los personajes afectados por el conflicto siguieron ahí varias décadas más. Muy bien, vale. A otra cosa.

domingo, 11 de junio de 2017

Star Trek: La serie original: Capítulo 4

Continúo con mis observaciones sobre mi primer visionado de la serie original. El otro día veía el capítulo 3.

Este capítulo tiene otra combinación de "argumento robado de otra película + liberación de la personalidad reprimida". Esta vez, la película saqueada es "El enigma de otro mundo" (AKA "La cosa"), y así en un planeta helado vemos como una sangre está viva (vamos, igual que en cierta película con Kurt Russell y un cable al rojo vivo) y recorre un mueble hacia arriba para tocar la mano de no un camisa roja pero sí un "traje de protección chunguísimo rojo" que es tan rematadamente imbécil de quitarse el traje de protección para rascarse y empezar a tocar cosas en un lugar lleno de cadáveres muertos en circunstancias realmente incomprensibles. Vamos, es "demasiado tonto para vivir", estilo Prometheus, y por ello no lo lamentaremos cuando sea el único personaje del capítulo que muere para dar un poco de dramita. Luego las reglas cambian y la infección ya no va por sangre, sino por sudor. ¿En qué quedamos?

Lo bueno para la Enterprise es que este virus no convierte a los tripulantes en monstruos sino que simplemente los desinhibe, como si de una borrachera extrema (sin el daño fisiológico) se tratase (el propio guionista lo ha reconocido). La sensación que me da es que es una oportunidad perdida, y me choca que un salido como Roddenberry no consiguiera colar más de sus toques de obsesión sexual. Aquí el lápiz del censor tiene que haber acabado echando humo para que no se colase nada. (Lo que sí se coló es la querida de Roddenberry, a la que dio otro papel "importante" cuando meterla en el primer piloto no funcionó.) Lo más insinuante de todo el capítulo es el título, "The Naked Time" (El tiempo al desnudo), que en español se ha traducido de una forma muy pazguata a "Horas desesperadas".

En general me parece todo muy forzado. La forma de poner en peligro a la nave es ridícula: la primera persona infectada pierde las ganas de vivir estando inconsciente en la mesa de operaciones y sencillamente se muere sin motivo (?) y el segundo infectado decide que va a estrellar la nave encerrándose en la sala de máquinas mientras dice gilipolleces por megafonía (la irritación del capitán Kirk y Uhura es lo mejor del capítulo) y canta canciones irlandesas.

El capítulo no es que esté exactamente mal y tiene algunos elementos importantísimos (o no) para el devenir futuro de Star Trek como lo de que Spock puede dormir a la gente poniéndoles la mano encima (esto leo que ya había salido pero no me había fijado, no sé si es por el orden distinto de producción y emisión) y la revelación de que aunque Kirk está "comprometido" con su nave, en el fondo le gusta la buenorra oficial de la serie, aunque no sé si eso llevará a algo o no. Un momento, voy a documentarme... Ah, vale. A mitad de temporada la despidieron así que la cosa quedó en nada. Lo curioso es que luego el personaje (y actriz) reapareció en varias de las películas, pero no tengo absolutamente ningún recuerdo de ella. Curioso. Ah, y se me olvidaba... ese final totalmente WTF en el que descubren por accidente ¡cómo viajar hacia atrás en el tiempo! El capítulo acaba con la promesa de que se guardarán ese as en la manga para algún futuro aprieto, pero no sé si alguna vez llegaron a hacerlo... (¡Un momento! Acabo de consultar el libro de Cushman y al parecer el capítulo tenía una segunda parte que se recicló como un capítulo posterior de la primera temporada, pero la "ecuación" que se guardaban para viajar hacia atrás en el tiempo voluntariamente la usaron en otro capítulo de la segunda temporada.)

El capítulo tiene varias cosas memorables como Sulu sin camisa luciendo físico (es de suponer que sólo este capítulo le ayudó a multiplicar sus conquistas, y seguramente por ello George Takei considere este capítulo su favorito. Es posible que el "¿Te vienes al gimnasio?" que dice fuera idea suya más que del guionista) y otras que podrían haberlo sido como... ¡¿Spock llorando?! Pero Nimoy lo hace de una forma tan poco convincente que el director opta sabiamente por rodar esa crisis emocional de Spock principalmente en un plano general muy lejano al actor.

Leo que es un capítulo clásico muy querido, pero para mí se queda simplemente en un "ta bien"...

martes, 30 de mayo de 2017

La verdad sobre un genio. Bienvenidos a SNEILA

Hace un par de años, Neill Blomkamp reveló en su cuenta de Instagram varias imágenes conceptuales que continuaban la historia de Aliens mostrando que Hicks seguía vivo. Inmediatamente, toda la gente frustrada por el desastre que fue "Alien 3" y luego por la tomadura de pelo de "Prometheus" dijo en voz muy alta QUIERO VER ESTO. Estábamos todos muriendo de ganas de ver esa continuación de las aventuras de Ripley, Hicks y Newt cuando llegó Ridley Scott y enterró el proyecto. Tras decir despectivamente en público que "no tenían nada, sólo una idea" (mentira: la propia Sigourney Weaver dijo que "Neill tiene un guión increíble"), este proyecto se canceló y Blomkamp tuvo que borrar de su cuenta de IG todas las TREMENDAS imágenes del proyecto que había ido compartiendo.

Creo que el motivo está claro... Ridley sin duda sigue escocido porque mucha gente cree que ALIENS mola más que ALIEN (y para que conste, yo no creo que sea mejor, sólo distinta, pero sí que es innegable que "mola" más) y preferiría enterrar su recuerdo, algo que no ha conseguido pese a seguir esputando películas de "Alien" en una carrera frenética contra la muerte (pese a tener 80 años promete al menos tres o cuatro películas más de "Alien". ¿Os salen los cálculos?). Ni siquiera se da cuenta (o sí, lo que sería más terrible) de que se está comportando como cierto personaje de "Alien Covenant", película que nos revela que los xenomorfos no son realmente una "fuerza de la naturaleza" sino que son un engendro manufacturado por un creador psicopático, algo bastante similar a lo que está haciendo cierto director británico anciano.

Me gustaría plantear un tema del que no se habla lo suficiente, o al menos sólo lo estamos hablando cuatro pirados del cine sin alterar para nada la opinión mayoritaria. Ridley Scott es considerado universalmente un GENIO del cine, pese a que por algún enigmático motivo desde el inmortal doblete de "Alien" y "Blade Runner" no ha vuelto a crear ninguna otra maestra, sólo un par de películas que molan mucho (y que se quedan en nada en comparación con su hermano Tony Scott, que tiene una docena de películas que molan muchísimo más).

Sé que algunos de vosotros estaréis deseando matarme en este momento, pero paraos un momento y respondedme a esto:

-Sin el monstruo de HR Giger, ¿Alien seguiría siendo una obra maestra? Porque ahí estaba ese gran grupo formado por gente que venía rebotada del imposible "Dune" de Jodorowsky. Giger diseñando el monstruo y Moebius diseñando los uniformes y muchas otras cosas de la nave. Bueno, y ya que estamos, ¡qué decir de los pasillos de Ron Cobb! Sin todo el trabajo de estos grandes nombres, ALIEN sería absolutamente impensable. Y, a diferencia de Scott, estos otros creadores, sobre todo Giger y Moebius, siguieron demostrando ser unos genios en todo lo que hicieron hasta su muerte.

-¿Os habéis dado cuenta de que todo lo que recordamos de Blade Runner, la música de Vangelis, los diseños futuristas de coches y lugares de Syd Mead y el monólogo final de Rutger Hauer (que escribió Hauer) no los hizo Ridley?

Aparte de esas cuestiones sobre la atribución de la genialidad de las películas, que tendemos a olvidar que son obras colaborativas, está el tema de que Ridley ya no sabe cuándo parar. Pero... ¿ha sabido alguna vez? Tengo más preguntas para vosotros:

-¿Os gustaría ver una versión de "Alien" en la que al final el alien le arranca la cabeza a Ripley y se pone a hablar? Porque eso es lo que hubiera hecho Ridley si no se lo hubieran impedido, como explica él mismo aquí.

-¿Pensáis que Blade Runner sería mejor si Roy Batty no matase a su creador, sino que descubre que en realidad ya estaba muerto y criogenizado y que ha matado a otro replicante? Las ideas de Ridley eran temidas por los productores (gente un poco carca, también es verdad), que lo tenían bajo control, y es posible que se hubiera despendolado totalmente si le hubieran dejado. De hecho, al final se le impuso un final estricto de rodaje y rodó el final de la película a escasos minutos de que le prohibieran seguir rodando. (Por eso en el plano de la paloma que Batty sujetaba en las manos echa a volar al cielo del amanecer, un error afortunado que por supuesto Ridley eliminó en su último remontaje.)

Y por supuesto, qué mejor ejemplo de no saber cuándo parar que la saga de Prometheus, que muestra la posible grandeza convertida finalmente en un crecimiento canceroso que hace que la película luche contra sí misma, como ya comenté en su día. Considero más que demostrado que Ridley es una fantasía en nuestras mentes, una construcción que no tiene nada que ver con la realidad. Queremos creer que es un gran director, pero no lo es. Podría haberlo sido, pero sus ansias de control total, que le llevan a destrozar guionistas y compositores (otro tema del que podría hablar durante horas) le ha llevado a autosabotear películas que podrían llegar a lo más alto.

Y llegamos a Neill Blomkamp. Tengo que decir de entrada que no es exactamente santo de mi devoción, porque también arrastra sus propias debilidades. Visualmente, es uno de los directores más potentes, y se podría decir incluso que el que más debido a su uso virtuoso de los efectos especiales por ordenador, pero a nivel de guión se podría decir que "le falta un hervor". Si trabajase con las personas adecuadas, no es absurdo pensar que podría parir una obra maestra o dos él mismo, de una forma no tan distinta a Ridley. Ha hecho ya varias películas y la química aún no ha funcionado, pero ahí está, intentándolo. El caso es que por algún motivo tenía fe en su proyecto de Aliens, porque es la película que quiero ver desde hace mucho tiempo. Los astros podrían haberse alineado si no fuera porque Ridley no dejó sitio para nadie más, en otra clara muestra de cómo el mundo actual está tratando a los "millennials". A veces realmente parece que los viejos quieren que todo reviente antes de que mi generación pueda tomar el mando.

Mi reacción a este revés hubiera sido simplemente esperar a que Ridley abandone el cine y/o la vida (¿cuánto más puede aguantar? ¿Cinco años? ¿Nos enterrará? ¿Habrá que mandarle un ingeniero a que se lo cargue?) y entonces resucitar el proyecto. Al fin y al cabo, la técnica de los dobles digitales ha evolucionado una barbaridad y una Sigourney de 72 años puede seguir sirviendo para ser heroína de acción. Pero Blomkamp ha dicho que nones y nos ha ofrecido esto:


Mirad bien ese vídeo. Está todo ahí, TODO. Es literalmente un remix de Aliens. Sí, hay detalles que despistan al no tener nada que ver, como por ejemplo que aquí los alienígenas no quieren simplemente trocearnos y comernos sino "esclavizar a la raza humana" siguiendo el viejo concepto "pulp" de hacernos trabajar para ellos como esclavos, ahí a latigazos. Dejando a un lado que aquí se trate de lagartos con patas con ansias capitalistas más que de pollas negras deseando follarse a todos los humanos, los elementos están todos ahí. Id siguiendo el tráiler conmigo y comparad vuestras opiniones con las mías:

-Vemos una torre Eiffel "rara", que a primera vista parece estar tomada por un óxido o una hiedra marrón muy rara. Pero, si os fijáis, veréis que lo que tiene son cuerpos humanos colgados.

Recordad las paredes transformadas de la colonia humana de Aliens con gente aprisionada en las paredes. Pensad ahora en ese proceso aplicado a la torre Eiffel. ¿No sería una idea potente?

-Vemos imágenes de una imagen bonita, de anuncio, de la humanidad, y de pronto las patas de un lagarto paseándose con un fusil láser entre esclavos harapientos. Esto me parece lo peor del tráiler. Sigamos...

-Una niña rubia sucia, que parece que ha pasado aprietos. O sea, NEWT.

-Uno de los lagartos... con la peculiaridad de que hace ruidos como los de los xenomorfos.

-"DEL DIRECTOR NEILL BLOMKAMP". Este rótulo indica que está a punto de poner los huevos sobre la mesa.

-La música sube de intensidad. Ahora, la música sube de intensidad, la niña rubia ha crecido, tiene una METRALLETA y es Dakota Fanning. Está diciendo "puedo hacer que Newt mole como heroína y con una actriz taquillera". FUCK YOU, RIDLEY.

-UN PASILLO DE ALIEN. ¡¡¡La siguiente escena del tráiler es un puto pasillo octogonal de Alien!!! Vemos acercarse a lo lejos a un bichejo (bastante corpulento, para que los abogados no puedan decir que es una copia del esbelto xenomorfo) y en contraplano, de forma casi subliminal, a la chica disparando con un mono reminiscente, claro está, de Aliens.

-Helicópteros clásicos del Vietnam (nada de las "dropships" futuristas, que tampoco habrá presupuesto), y unos soldados que tienen los ojos brillando como si hubieran sido poseídos. El que no lo está se parece sospechosamente a Michael Biehn, aunque no podemos saber si lo es porque a) parece ser muy joven para alguien de 60 años y b) hace tanto tiempo que no vemos una película suya (haced memoria, ¿cuál fue la última?) que no tenemos ni idea de la pinta que tiene actualmente. Pero sí, es Hicks. Los dientes de conejo son inconfundibles.

-Un humano que parece haberse aliado con los bichejos y trata de vendernos sus bondades, un típico recurso de peli de serie B pero que por otro lado no sería algo descartable para la corporación Weyland-Yutani.

-Planos de ponerse el uniforme de luchar en plan "Rambo". Los alienígenas quemando cruces con humanos. Sí, más racismo y esclavismo. Es uno de los puntos flacos de Blomkamp, las analogías fáciles con nuestra historia (igual que "District 9" iba sobre el apartheid y "Elysium" sobre el trato dado al Tercer Mundo), pero al perder la pata de la mitología propia de Aliens, es normal que Blomkamp se apoye en algo familiar y que claramente le importa.

-Aquí llega el WTF más grandioso: SIGOURNEY WEAVER dando órdenes. Sí, en efecto, FUCK YOU RIDLEY. Al mismo tiempo, vemos un vehículo militar en el que ondea una bandera similar a la cubana (bueno, más bien a la de Puerto Rico, pero ya sabéis...) y unas camionetas un poco como las que usaba la resistencia humana en el futuro de "Terminator".

-Un rótulo que anuncia la llegada de unas películas experimentales. Sí, experimentando cuánto se puede coger de Aliens sin copiarlo directamente.

-Un alienígena empujando una puerta como la de un hospital. Dakota Fanning cargando con un soldado herido con un pañuelo sobre los ojos, como Hicks al final de Aliens. En las paredes hay pintadas dos líneas de cuadros que por supuesto recuerdan al logo "purina" de las puertas de Alien.

-Un plano molón de un lagartiano disparando un arma sónica.

-Un plano me imagino que inspirado en Predator con un soldado con una cinta al pelo intentando disparar mientras una explosión estalla a su espalda.

-Camioneta con metralleta. Lo que parece un lagarto humanoide ardiendo. Más Dakota Fanning. Alguien intentando tirar una pared con un palo en una mina. Dos personas entre la lluvia (o nieve) con trajes de protección, una imagen que evoca la de la exploración de LV-426 en "Alien". Aparece el logo del proyecto: OATS VOLUME 1. (Oats es el nombre del estudio.) La falta de un título concreto del proyecto hace pensar en que ofrecerán cortometrajes, aunque todo lo que hemos visto parece pertenecer a la misma historia.

-El tráiler acaba con otro primer plano de los bichos, como con un letrero de "NO SOMOS XENOMORFOS", pero tras ese "disclaimer" remata con un plano de unos pasillos octogonales iluminándose que son totalmente de Aliens. FUCK YOU RIDLEY.

No tendremos ALIENS 2, pero tendremos esto, aparentemente una exclusiva para Steam, la gran plataforma de juegos de PC que parece estar dando pasos en otras direcciones como la realidad virtual y el streaming de películas. Quizá si sale mal podamos consolarnos pensando que menos mal que le despidieron. Si de este engendro de serie B sale algo genial, quizá nos unamos todos al coro y acabemos gritando juntos...

FUCK YOU, RIDLEY!!!!!

La era de la temporalidad

"¡Rico! Necesito un cabo. Lo serás tú, hasta que mueras o encuentre a alguien mejor."

Hay muchas opciones entre las que elegir en esa gran película tan abarrotada de cinismo como es "Starship Troopers", pero para mí quizá esa frase del teniente Rasczak sea la que mejor defina el estado de las cosas en esa utopía fascista. Carmen Ibáñez, el interés amoroso del protagonista, no tiene absolutamente el menor reparo en mandar a paseo a su novio Johnny Rico cuando la jerarquía militar los separa, quedando ella en una posición elevada a los controles de una gigantesca nave y siendo él un mero soldado raso dados sus mediocres resultados académicos. Por su parte, Rico tampoco es que muestre demasiadas dudas para dejarse querer por otra chica que no le interesa.

Esto no es Buenos Aires en el s.XXIII, pero parece que ya hemos empezado a andar en esa dirección. En el mundo occidental de 2017, la provisionalidad, la deshumanización y la falta de compromiso ya son parte de nuestras vidas. Después de que en la década de los noventa llegasen las infames ETTs ("empresas de trabajo temporal") y comenzase una implacable demolición del trabajo indefinido, dejando a todos los jóvenes sin la posibilidad de construir una vida estable como la de sus padres, hemos acabado en una distopía donde la gente está encerrada en casa de sus padres buscando ofertas de trabajo casi esclavistas en Infojobs mientras matan el rato descargando series de internet compulsivamente. El anterior proceso de cortejo de mantener conversaciones tomándote algo por ahí el fin de semana ha quedado reducido a usar "apps de contactos" en las que ellos van dando a "me gusta" a todas las chicas que les salen y ellas van rechazando chicos tras ver su foto medio segundo y borrando cada día docenas de mensajes que tan sólo dicen "hola, quieres rollo?".

De aquellos matrimonios eternos que se habían casado muy jóvenes y pudimos ver envejeciendo y muriendo juntos juntos, incluso en algunos casos de incompatibilidades severas de carácter, hemos pasado a una masa enorme de treintañeros sin pareja. Hay demasiados hombres-niño absolutamente incapaces de mantener una conversación con las mujeres, que además ahora no permiten que se acerque cualquiera fácilmente al ser conscientes del elevado número de desaprensivos sueltos (y como si el mundo no estuviera ya bastante estropeado, encima la misoginia se ha organizado y hecho fuerte en internet). Las personas que sí saben ligar no tienen reparos en mandar a su pareja a paseo en relativamente poco tiempo por roncar, meterse el dedo en la oreja o por cualquier defecto "inadmisible" de carácter o costumbres. El umbral de tolerancia se ha reducido mucho porque todos están a la búsqueda del "match" de 98% en el OKCupid, y la frase "hay más peces en el mar" parece ocupar siempre algún rincón de nuestro cerebro junto a un enorme botón de EJECT para poner fin a las relaciones sin echar la vista atrás.

Todavía quedan las eternas parejas tranquilas que llevan juntas como quienes llevan un colmado juntos, planificando cuidadosamente su vida en común, y a los treinta y pico dicen "bueno, habrá que tener hijos, ¿no?". Pero es significativo que en los dos casos que he conocido de compañeros españoles de mi oficina aquí en Frankfurt, ninguna de las dos parejas se ha casado. Los lazos matrimoniales han pasado de considerarse "estabilidad" a ser una soga en tu cuello. Como dicen en "Heat", no admitas nada en tu vida que no puedas dejar en treinta segundos.

Porque en los ejércitos del amor del siglo XXI, ya no eres cabo hasta que mueras. Sólo lo eres hasta que la otra persona encuentre a alguien mejor.