domingo, 17 de mayo de 2009

Nor Fucking Way


No, el título de esta entrada no hace referencia a los exabruptos de cierto personaje de Sexy Beast, sino que es la reacción que tuvimos los que ayer vimos la gala de Eurovisión en un popular bar gay de Frankfurt (ehm... yo estaba con mi esposa, ¿eh?).

Y es que la actuación de Noruega en Eurovisión 2009 ha recibido una cantidad de puntos absolutamente inverosímil, dado lo visto en escena. Todos salimos del bar convencidos de que allí había habido tongo. Como mínimo, algún hacker noruego se habrá infiltrado en los sistemas de recuento telefónico de la organización. O eso, o Noruega ha enviado votantes infiltrados a todas partes del mundo. Lo que no es creíble es que haya ganado por rodillo en todos los países, salvando las diferencias estéticas y culturas de zonas muy separadas, la actuación de un chaval con cara y lenguaje corporal de tonto del pueblo, con una escenografía que se limitaba a tres tios con tirantes haciendo planchas en el suelo, y luego modestos coros de dos gachís. ¿Que no os lo creéis? Ahí va:





Mención especial a la representante ucraniana, mujer ambiciosa que hipotecó su apartamento para poder montar la actuación más espectacular de la noche... sin impresionar a Europa, aparentemente. Pobrecita.

Y es que la actuación fue de lo más memorable. Se puede describir así, y miro la nota que tomé en mi móvil anoche: "una stripper q sale d unos stargate con unos gladiadores gays (uno d los cuales hace 1 corte de mangas) y toca un solo de batería".

Sí, la stripper hace un solo de batería. Y lo de hacer la puñeta a la cámara parece que no dio muy resultado. Pues nada... Y ahora, ¿cómo recuperará esta mujer su inversión? ¿De dónde podrá sacar dinero? Se me ocurren varias opciones, a tenor de lo visto anoche.

¿Tampoco os lo creéis? Venga, va:



El corte de mangas está en el minuto 2:27.

Hubo de todo. Una acerbayana que estaba como un cañón, un icono gay griego bailando sobre una grapadora y mostrando pecho, y un intento fallido de tirar del sex-appeal de Dita von Teese (vaya, no sabía que fuera alemana :D) y que fracasó estrepitosamente tanto por lo fuera de lugar que estaba tirar de calientabraguetismo en un festival gay, como por lo severo de la censura que se impuso a la actuación. Una lástima.

Del penúltimo puesto de España no voy a comentar nada. Sobre todo por el temor a que el año que viene volvamos a enviar al Chikilikuatre.

2 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

No entiendo cómo le das tantas vueltas al parecido del chavalín noruego. Yo he llegado en un paso, jeje. Aquí está:

http://lanavajaenelojo.blogspot.com/2006/07/parecidos-razonables.html

Danda dijo...

Debo de estar viendo visiones... Tu entrada está fechada en 2006 (?). ¿Podías ver el futuro?

No he visto ninguna de esas series que ha hecho el sosías que has sacado tú. De todas formas, me gusta darle vueltas innecesarias a las cosas para remover más el potingue.

Lo de Harry Potter quizás explicaría ese supuesto "encantamiento" que ha arrojado sobre los espectadores de todo el mundo. O eso, o el calentamiento global ha causado confusión mental a gran escala.