viernes, 26 de agosto de 2016

Las Cazafantasmas son simplemente unas cazacarteras



No me ha gustado NADA. Acabo de venir del cine y estoy horrorizado. Voy a destriparla totalmente, así que no leáis esto si no queréis que os la fastidie.

Empieza la película. Plano y contraplano de un personaje sin importancia explicando con demasiado detalle la historia de una fantasma. No pasa nada más, no hay chistes, nada. Zzz... ¿Por qué lo hacen? ¿Es que todo ese rollo que cuenta va a ser importante luego, deberíamos prestar atención porque se trata de la fantasma mala principal de la historia? El "cold open", la escena inicial de series o películas tiene que ser apasionante, no este tostón, ¿no?

Ah, pero al fin empiezan los fenómenos paranormales. Tras asustar un poco al guía de la mansión, este se mete en un sitio donde no tiene ningún sentido que se metiera, tiene que hacer un giro cerrado de 90º para meterse en un espacio que sabe que "no existe" para él. Será el primero de los momentos "porque sí" de la película. Baja y se encuentra un panorama apocalíptico, se abre el suelo, etc. El fantasma le impide que salga y se queda atrapado en un punto en el que sólo le queda caer al vacío. Al personaje, encerrado, sólo le quedan las dos opciones narrativas de morir o ser poseído.

Luego lo veremos indemne frente a la casa, ligeramente asustado pero por lo demás bien. No está poseído ni nada, simplemente ha salido no se sabe bien cómo de una situacíon sin salida. Strike uno.

Se presenta a la científica protagonista (bueno, así veo yo a Kristen Wiig, pero en realidad Melissa McCarthy sale primero con "top billing" en los créditos). Este miniarco universitario está telegrafiado y no va a ninguna parte. Bueno.

Va con la vieja amiga. La dinámica es rara, en teoría está enfadadísima, pero a la vez se nota que no lo está para nada. Se apunta muy fácilmente. Hacen un chiste privado para cinéfilos extremadamente retorcido a costa de Ed Begley... junior.

Montan lo de las Cazafantasmas... pero resistiéndose siempre a llamarse "Cazafantasmas". Toda la película es básicamente un remix posmoderno apoyado en hacernos esperar cosas similares a las de la primera película y luego darle un giro "inesperado". Por ejemplo, van a la estación de bomberos de la primera película... y resulta que no pueden pagarla. El primero de esos giros que a lo mejor sorprenden un poco la primera vez y luego se vuelven tediosos en visionados posteriores (que, en mi caso, puedo anticipar ya que no se producirán).

El caso es que, en vez del edificio de bomberos, se van al piso de arriba de un restaurante chino. Ahí les va de recepcionista (¿necesitan recepcionista? Nunca queda claro que estén montando un negocio privado sostenible, sino que parece más un club (aunque lo nieguen) de experimentación) un único candidato que es muy guapo (aunque sólo pierde la cabeza por él una de ellas, y momentáneamente), pero más tonto que un botijo. Tan tonto que no sabes ni cómo no se ha olvidado de respirar, y que lo único que hace en sus apariciones es, literalmente, hacerles perder clientes. ¿Qué justifica que no le despidan y que sigan dejándole a cargo del teléfono en vez de ponerle en un sitio inofensivo. Citando a "Qué guerra más perra", NEVER GO FULL RETARD. Pero es que esta película lo hace, mete un personaje "retrasado totalY no tiene ninguna gracia, ninguna. Como nada en toda la película. No me reí ni una sola vez, ni una. Ni una sonrisa. La película sostiene largas escenas plúmbeas de plano y contraplano con los personajes simplemente hablando, pero es que ni dicen nada gracioso ni dicen nada que haga avanzar la trama, es solo aire muerto. La traducción del doblaje también chirría por todos los lados y en varias ocasiones tengo la poderosa sospecha de que se enfrentaban a una misión imposible. Lo de "Mi lagarto = MILAgros GARcía TOmás" es, lo admitiré, una solución ocurrente de forma abstracta, pero no tiene ninguna gracia ni sentido en el contexto de la película, y esa supuesta confusión no añade nada, simplemente rellena metraje.

No sé si realmente tiene sentido desmenuzar toda la película. A rasgos generales, aparte del pésimo ritmo (esta es una de esas películas que parece que se arregló finalmente a martillazos en la sala de montaje), los personajes se portan de forma arbitraria, sin que sus actos se deban a su carácter, y peor aún, la trama se apoya en reglas inconsistentes. Con lo de las reglas inconsistentes, lo más sangrante es la escena de los fantasmas globo. En ella, los rayos paralizadores de pronto pueden MATAR fantasmas, algo que nunca se había establecido, menos el último, porque tiene mucha gracia que sea (spoiler) el monstruo de malvavisco de la primera película, Stay Puft, que se tira encima de ellas y no las espachurra, sino que las inmoviliza de forma muy graciosa. Y ahí, tras mostrarse invulnerable a los rayos, la Wiig hace explotar a ese monstruo gigante... con una pequeñísima navaja suiza. ¡¿Perdón?!! ¿Desde cuando un objeto físico no tuneado tiene efectos sobre los seres del plano astral? Aunque fuese una navaja fantasma, no lo habría hecho explotar, sino que simplemente lo pincharía, lo desinflaría. No tiene ningún sentido. ¿O es que es una película para niños pequeños y la coherencia interna no importa? Eh, mi hijo de seis años la disfrutó muchísimo. Sobre todo, la aparición de Moquete, perfectamente calculada para gustar a los pequeños y, a su modo, exitosa, pero que parecía pertenecer a una película completamente distinta.

¿Es una película para niños? Es posible. No hay nada especialmente duro ni desagradable para los niños. En realidad sí hay una escena que es en realidad muy desagradable, pero no para los niños, al rodarla de una forma neutra, blanca... pero que en realidad, para el espectador adulto, es bastante repugnante por sus implicaciones. Y con eso me refiero al cameo de Bill Murray.

Bill Murray hace de una supuesta "autoridad" que desenmascara fraudes paranormales. No hace nada especial, simplemente se sienta ahí con su bastón y su sombrero y dice "esto me parece un fraude". Tras hablar contra ellas en televisión, sin ser tampoco hiriente ni presentar ningún aspecto especialmente odioso salvo, por lo que se ve, su aspecto, le da por presentarse en su cuartel general. Tienen una oportunidad de oro para demostrarle que los fantasmas existen de cualquier forma, sólo con que piensen un poco. La opción lógica es decir "le llevaremos en la próxima misión y ya verá si hay fantasmas o no". Pero lo único que se le ocurre a la protagonista es "venga, vamos a liberar a nuestro primer fantasma que es prácticamente satanás encarnado y que puede destruir todo esto y matarnos a todas" simplemente para dejar al otro con un palmo de narices. Este acto de irresponsabilidad total, que surge además sin justificación del personaje que había sido presentado hasta el momento como el más comedido y apocado de las cuatro, se salda con que el fantasma tira por la ventana a Bill Murray, y no se dice pero se deja perfectamente claro que lo ha matado. La protagonista ha matado a un personaje sólo por haber cometido el pecado de ser escéptico, como ella lo había sido por dictado del guión durante décadas hasta el principio de la película. Y lo siento, pero ahí es donde la película me perdió totalmente, o me hubiera perdido si me hubiera enganchado hasta el momento. Para mí fue como cuando Homer Simpson mató a la mujer de Ned Flanders en el momento más bajo de 25 años (y contando) de "Los Simpson" (aunque quizá más bajo fue cuando todavía sacaron luego al personaje bromeando sobre ello ante Flanders para chincharle). Que un protagonista cometa un homicidio contra otro personaje, y menos alguien que no ha hecho malo (usando la lógica perversa pero cinematográficamente funcional de que "se lo merecía") cruza una línea en mi experiencia de espectador. Sé que a otras personas no les importa, que "es sólo una película" y que no importa que en "El hombre de acero" Supermán provoque más muertes de las que evita, pero yo no lo llevo bien.

Ya llevo bastante escrito, y podría pasarme horas señalando cada inconsistencia de los personajes y giros del guión, de cómo un personaje que se supone anclado en la tierra como la negra deja de la noche a la mañana su trabajo sin explicación simplemente para que unas desconocidas le acepten en su club (y la aceptan un poco por las buenas), o cómo el malo pone unas "bombas psíquicas" que primero actúan explotando sin dejar casi ni rastro en el metro y luego actúan sin explotar en absoluto en la sala de rock. Muchas cosas se quedan sin explicar, y no sabes ya si es por agilizar el penoso ritmo de la película o simplemente para tratar de desviar la atención del hecho de que las reglas de la película son tan inconsistentes que al final no tienen ningún sentido.

Así que saltemos ya al final, olvidándonos de esos cameos "fan service" totalmente gratuitos de los actores originales (en los que al menos es MUY de agradecer que mantuvieran las voces originales, incluido Salvador Vidal como Dan Aykyroid), y vayamos ya al absurdo final de megadestrucción, prácticamente obligatoria en toda superproducción que se precie. Hay una escena de acción absolutamente confusa y sin sentido (no es realista pensar que ni con una bomba atómica pudieran combatir a MILES de fantasmas) en Times Square (bueno, más bien en un croma mal rodado, siendo una escena prácticamente plana en su geometría) dándole uso a todo su arsenal, incluido el potentísimo triturador de fantasmas, que es destruido arbitrariamente tras ser usado una vez porque a ver, si no sería abusar. Saltemos directamente pues al final, después de que el malo convierte al fantasma del logo en Filemón y, tras destruir todo y quitarse un taxi del pie como quien ha pisado una boñiga, es absorbido por el portal que se cierra.

El salto suicida de la Wiig no hay por dónde cogerlo. El portal se cerraba. ¿Cómo sabe que no le va a cortar el cable y va a caer hacia la perdición? Pero no, salta y realiza unas proezas acrobáticas que no pegan en absoluto con su personaje (si hubieran dicho al menos que había sido paracaidista... Me estaba imaginando los iconos de botones de la PlayStation en la pantalla, como si fuera un Quick Time Event), alcanza el fantasma que había caído un rato antes, hace un disparo totalmente preciso, agarra a la otra sin soltarla, y en ese momento preciso, ni antes ni después, sin que medie ningún tipo de señal ni comunicación, las amigas tiran de la cuerda y las sacan. Sí, claro, y qué más.

Ah, pero el salto tiene consecuencias. Las dos salen con el pelo blanco. No envejecidas, no, con el pelo blanco. ¿De qué, del susto? O no lo explican o no se entiende. En cualquier caso, a la siguiente escena sus pelos ya han vuelto totalmente a la normalidad, no es una consecuencia permanente. Es simplemente una pincelada visual, de "eye candy", porque sí. Just 'cause is the name of the game here, baby.


Lo último es una vergonzosa escena en la que la despelurciada de pronto dice que con esas tres ha descubierto el valor de la amistad, bla bla bla, las típicas simplezas dignas de la conclusión de un capítulo de Pokémon, etc. El caso es que durante la película no se ha producido NADA que cree ese fuerte vínculo del que presume ahora. Como por ejemplo lo de lanzarse a un salto suicida para rescatar a una compañera. Ah, pero es que ahí la que saltó, saltó por su vieja amiga. Malgastaron una oportunidad de oro de usar ese momento, por ejemplo, para unir a dos personajes que se cayeran mal anteriormente. O que hubieran rescatado a la despelurciada. Eso justificaría el brindis tan entusiasta de alguien que antes (y después, eso está muy claro) lo único que hace es mantenerse aparte del grupo.

Los créditos finales siguen con escenas que tenían por ahí. El retrasado poseído poniendo a bailar a los paralizados, que es lo único que justificaría su permanencia en una posición que sin duda causó unas decenas de muertes cuando el edificio estalló al crecer el Jefe Final. Apesta a escena eliminada, a escena costosa de rodar que había que aprovechar de alguna forma. En estos créditos finales también meten otra escena que se había usado en la promoción que ya actúa de tráiler de la siguiente, como diciendo "ya veréis qué armas tan chulas habrá en la secuela" (y que os apuesto lo que sea que no saldrán o que serán infrautilizadas, como las armas  chulas de esta). Vamos, que todo se revela como una "historia de origen" no autónoma, la peste del cine actual: no es una historia cerrada sino que todo se dirige a meterte ganas de ver la próxima película. Todo acaba con una escena postcréditos vergonzosa, que promete una repetición de la trama de la película original: la negra oye en una grabación: "ZUUL". A ver, hagamos memoria: en la primera, todo el rollo de Zuul consistía en abrir un portal al más allá. Como habéis hecho en esta película. No podéis prometer OTRA película más en la que pase LO MISMO. Cuela copiar a las antiguas porque han pasado treinta años, pero ¿otra seguida con lo mismo? No, por favor. No.

Basura. Un buen cásting desaprovechado en una basura de película. Como la infecta película de "El equipo A". Yo las encuentro al mismo nivel, la verdad. Y no pienso verla de nuevo ni aunque me paguen, es de esas que aguantas una primera vez, pero luego no habrá una segunda ni aunque me paguen. Prefiero ver por enésima vez la primera, la original, la buena. Hasta la segunda, que tampoco era tan mala como dicen. Esta no. No.



No hay comentarios: